Los pistachos: un fruto de leyenda

El reino persa tuvo una gran repercusión en la historia de la humanidad que sigue teniendo presencia en nuestra vida diaria a día de hoy. Sus conquistas e influencia social, política y cultural no fueron lo único que dejó huella en la sociedad de hoy: también lo hicieron los pistachos.

Pistachos

Si nos remontamos a sus raíces, encontramos que su nombre proviene del persa: “Pisteh” y simbolizaba riqueza y fortuna. Tanto es así que el Rey de Babilonia Nabucodonosor II hizo plantarlos en sus jardines para complacer a su mujer, que encontraba monótono el paisaje de la zona. Ahora, se han convertido en los famosos Jardines Colgantes de Babilonia, una de las Siete Maravillas del Mundo.

Sin embargo, a pesar de que este fruto verdoso fuese originario de Asia Occidental y Menor, pronto se se introdujo en Italia y, posteriormente, en el resto de los países del Mediterráneo. Aunque actualmente se consumen de forma habitual en nuestra dieta, existen numerosas leyendas, fábulas e historias en las que aparecen los pistachos como un producto exclusivo de la realeza. Y es que, en el antiguo reino de Persia, el comercio y la posesión de este fruto simbolizaban la fortuna y alto estatus.

Su sabor tenía tan conquistada a la Reina de Saba que elaboró un decreto por el que su uso se limitaba a una pequeña parte de la nobleza, prohibiendo así que los plebeyos los cultivaran para su consumo personal. ¡Toda una suerte que en Nuts Alicante los pueda consumir todo el mundo!

Otra de las leyendas es que, en Oriente Medio, cuando la luna iluminaba la noche, los amantes se refugiaban bajo los árboles del pistacho para escuchar el sonido que producía el fruto maduro al abrirse. Su musicalidad representaba la promesa de buena fortuna para la pareja y un futuro de romanticismo y pasión.

Aunque a día de hoy no los consideremos como un fruto de la buena suerte, sí se conoce en numerosos lugares como el fruto seco feliz o sonriente por su cáscara semiabierta. Además, su color verde alegra tanto a la vista como a nuestro organismo, porque ofrece una gran multitud de beneficios como:

  • Reducen el colesterol. Gracias a su gran cantidad vitamina A y E y antioxidantes, diluyen el colesterol LDL (el conocido como el “malo”). Por su parte, la Vitamina B6 contribuye a la formación de hemoglobina, que es la que transporta principalmente el oxígeno a la sangre.
  • Refuerzan el sistema inmunológico y el sistema nervioso. Por su parte, la Vitamina B6 también favorece la creación de aminoácidos, responsables de las moléculas mensajeras del sistema nervioso. Además, refuerzan las fibras nerviosas y mejoran la transmisión.
  • Previenen la diabetes. Su riqueza en fósforo convierte las proteínas en aminoácidos y reduce los niveles de glucosa en la sangre.
  • Protegen los músculos y las articulaciones y previenen la anemia. Los pistachos contienen elevadas cantidades de hierro vegetal y son una rica fuente magnesio y potasio, que contribuyen al buen funcionamiento de nuestro sistema muscular y articular, así como a la eliminación de líquidos.
  • Cuida y protege la piel. Su potencia antioxidante se utiliza en belleza porque mantiene la piel protegida de los rayos UV y la prepara para defenderse del envejecimiento prematuro y enfermedades como el cáncer de piel.
  • ¡Se pueden consumir de mil maneras!: solos, en ensaladas, yogures, con tus recetas tradicionales, en forma de helado o de la manera que más te gusten.

Y es que, al fin y al cabo, estar bien por dentro nos hace sentir tan felices como los pistachos cuando están semiabiertos. No importa si nos traen suerte o no, lo que realmente vale la pena es tener una buena salud y una gran sonrisa para vivir la vida de mejor manera: comiendo ricos pistachos.pistachos receta