La fibra es esencial en nuestra dieta diaria

Hoy hablamos de fibra. En la actualidad, la sociedad lleva un ritmo de vida muy estresante. Esto provoca que nuestro organismo tenga deficiencias, sobre todo cuando no se come bien. La rutina de las prisas, el comer cualquier cosa y, además, rápido conllevan que nuestro cuerpo tenga falta de nutrientes, así como de proteínas, vitaminas, etc. Todo esto se debe a que, al tener estos hábitos, nuestra dieta llega a ser baja en fibra. Para los que aún no lo sepan, la fibra es un hidrato de carbono complejo. Estos nos aportan la energía que necesitamos para estar activos durante todo el día, convirtiéndose en nutrientes puramente esenciales.
Debemos tener en cuenta que hay dos tipos de fibra: la soluble y la indisoluble. Estas están presentes en frutas, legumbres, verduras y frutos secos. Aunque, algunos solo se componen de uno de los dos tipos.
La fibra soluble la podemos encontrar en alimentos tales como guisantes, semillas de lino cebada, avena, frutas cítricas, etc. Su característica principal es que absorben el agua y ayudan a recoger nutrientes y a regular la glucemia.

La fibra indisoluble está presente en las pieles de las frutas, cereales integrales, frutos secos, verduras de hoja verde, lentejas, garbanzos, etc. Esta se encarga de regular los niveles de colesterol.

También hay alimentos que contienen tanto la fibra soluble como la indisoluble, como puede ser el caso de la manzana que, por eso, se recomienda comer con piel.
Para que evitemos caer hábitos perjudiciales para nuestra salud, los expertos aconsejan que a nuestro día a día incorporemos los siguientes pasos:

  • Debemos consumir una adecuada dieta, teniendo en cuenta los alimentos ricos en fibra.
  • Hay que beber mucha agua para hidratarnos, sobre todo en época de estío. En ningún caso, debes sustituir el agua por cualquier otra bebida como pueden ser zumos o refrescos. Estos no son los más apropiados para hidratar nuestros cuerpos.
  • Tener una rutina de ejercicio ayuda a que nuestro cuerpo se sienta bien y nuestro organismo funcione correctamente. Recuerda que caminar alrededor de una hora también cuenta como ejercicio físico y te mantiene en forma. Además, favorece a tu descanso.